h1

Las luces se apagaron

25/11/2011

25 de noviembre. Armónica. Viaje en el tiempo (52)

El placer indescriptible que es estar contigo hoy que te haces mayor,  mientras puedo ver por el rabillo del ojo que las velas se apagan.

Las luces se apagaron, sacaron el pastel, aplaudían los amigos todos a la vez. Un único grito “¡que formule un deseo, que formule un deseo!”

No hay persona, ahora solo el recuerdo de una sonrisa

Anuncios
h1

Música y revolución. Levántate y piensa

05/09/2011

La Contradicción

La contradicción no tiene porque ser necesariamente negativa, lo que pasa que toda contradicción tiene una explicación a la que todavía no estamos preparados para enfrentarnos, por eso no hay que huir de ella, hay que afrontarla y ver donde nos lleva. Porque dentro de la propia contradicción está la solución que andábamos buscando.Todos somos contradictorios, es más, necesitamos la contradicción como paso previo para averiguar las cosas que queremos o que ya no queremos.

Que es eso que te condiciona pero tanto adoras.
Qué es eso que adoras pero tanto reprimes.
Qué es eso que reprimes pero te libera.
Qué es eso que te libera pero te condena.
Qué es eso que te condena pero amas.
Qué es eso que amas pero rechazas….

h1

Libre

18/08/2011

Tiene casi veinte años y ya está

cansado de soñar,

pero tras la cementera está su hogar,

su mundo, su ciudad.

Piensa que la alambrada sólo es

un trozo de metal,

algo que nunca puede detener

sus ansias de volar.

h1

Causa de la muerte: Invasión “fatal” de mariposas en la mente

19/04/2011

Cuando murió, en el informe médico ponía tumor invasivo en todo el área cerebral que regula el equilibrio y la inteligencia emocional.

En la autopsia, su extraña languidez no era la propia de un cadáver, esa melancolía  era la de alguien que sufre en vida, y no descansa con la muerte, sino que sigue sufriendo aún después de dejar de existir. El forense que hizo la autopsia tuvo que armarse de valor para comenzar a cercenar ese cuerpo, que pese a estar clínicamente muerto, emanaba un dolor y sufrimiento dignos de un ser mucho más que vivo.

Consiguió comenzar, en el fondo por curiosidad, la curiosidad que todos tenemos ante la oportunidad de romper la rutina de un trabajo, y en su caso hacerle una autopsia a un humano de ésos que aún sentían, sufrían, lloraban y reían en vida. Y que pese a esa “causa de la muerte”: Tumor maligno inoperable, algo decía a ese profesional de la materia que esa cara de agónica vitalidad en plena muerte, le pedía a gritos que le hiciera justicia y que fuera más allá, que viera que hay humanos a los que les mata la vida, y ese es su gran tumor, un tumor mortal que hace herida, callo, que va creciendo cuando el ser “Sensibilis” va relacionándose a lo largo de los años con el Homo Programabilis”, tan neutral y maleable, tan inhumano que sólo puede ser vencido si logras encontrar su cable de alimentación y desenchufarlo. Algo demasiado complicado y mucho más duro para el “Sensible”, que en el fondo, cree que todo el mundo merece otra oportunidad, que la bondad genera bondad, y ese error acaba minando el cerebro del sensible.

Consiguió cercenar el cráneo con delicadeza, con miedo a dañar todo lo sensible y todo lo vivo que había en ese cuerpo. Llegó a la cápsula que, según las resonancias contenía el tumor. Era grande, sin duda, tuvo que ser una muerte casi tan dolorosa como su vida.

Vaciló un poco el doctor antes de escoger el instrumental más apropiado, capaz de abrir esa cápsula que contenía lo único que en ese ser evocaba la palabra muerte, pero a su vez lo suficientemente fina, delicada y precisa como para no alterar ni un ápice la suma melancolía que inundaba de vida la sala reservada para los muertos, ese cuerpo, que aun habiendo perdido la vida, suplicaba por notar una vez la sensación de sentirse querido, comprendido, escuchado.

El doctor respiró hondo y miró con cierto cariño a ese rostro tan lúcido, melancólico y expresivo, que casi notaba el dolor de su alma al mirar la comisura de esos labios yermos, tersos… que hacía mucho tiempo que no habían sido correspondidos con la pasión de antaño. Con ese amor que hace que el beso haga que cualquier palabra resulte casi molesta.

Abrió esa cápsula con precisión y con el amor que ese ser mereció sentir, y que llegaba demasiado tarde.

Lo que de allí salió, fue la respuesta de ese lánguido cuerpo inerte. Notó que ese cuerpo estaba descubriendo el goce de ser importante, de ser amado, y de estar protegido.

El doctor no se había equivocado cuando notaba la vida de ese resto de ser prostrado sobre la mesa metálica, y por un momento, el doctor creyó que los labios se habían movido para sonreír, agradeciendo el haber sentido el amor, antes de irse para siempre.

Junto a esa sonrisa, en aquella cápsula que el doctor ya ni recordaba, comenzaron a salir mariposas, cientos de preciosas mariposas, de todos los colores y tamaños, que cambiaron el frío metal gris de la sala por un carnaval de vida y color que devolvía amor, “sueños” y vida a quien la había querido, a quien le había hecho el precioso regalo de sentirse consumado.

Allí devolvió el inerte ser lo que  había sentido, convirtiéndolo en un canto a la vida, en la sala que fue su muerte.

h1

What is death?

01/03/2011

“Death is not anything… death is not. It’s the absence of presence, nothing more, the endless time of never coming back… a gap you can’t see, and when the wind blows through it, it makes not sound.” // Tom Stoppard

h1

How that music used to make me smile… (2)

04/02/2011
h1

Home Sweet Home

29/01/2011

Visitas

“Faltaba una hora para que viniera visita a casa. Como siempre ocurre en estas ocasiones, se declara el zafarrancho de emergencia. Barremos el suelo, ordenamos la pila de la ropa por planchar, sacamos la basura al contenedor, metemos en el cubo de la ropa sucia la ropa sucia que no estaba en el cubo (y sí en los rincones más insólitos), estiramos la funda del sofá, ordenamos en general y nos vestimos con ropa de calle.

En un momento dado, en la confluencia del pasillo con el comedor, un extraño ser aparece “las pelusas” (que en esa zona son gigantescas, Dios sabrá por qué) habían formado un remolino parecido a la Vía Láctea.

La falta de visitas ha hecho que la humanidad se abandone. Es una gran comunidad de vecinos a la greña. Un 13 Rue del Percebe de dimensiones planetarias. Un piso de soltero eterno. Una habitación de adolescente orbitando entre Venus y Marte. Vi a la humanidad tirada en el sofá y vestida de chándal. Peor, con un pijama sudado y calcetines de tenis de raya roja y raya azul. Un enfermo de gripe incurable, atrincherado en un piso que huele a cerrado y enfermedad. Una familia mal avenida que no tiene vecinos que les llamen la atención cuando hacen ruido al pelearse, o cuando tiran la basura por la ventana, o cuando orinan en el rellano y ni siquiera lo limpian.  “

Lou Reed – Perfect Day